En una visita de 24 horas no se puede condensar todo lo que contiene Las Palmas de Gran Canaria, la ciudad más poblada del archipiélago y capital de la Comunidad Autónoma 6 meses al año. Cuenta con una amplia historia y cultura, por lo que mi consejo es tratar de recorrer todas las zonas de la ciudad para conocer los diferentes aspectos de la misma, todos ellos muy bien diferenciados. Imprescindible la playa de Las Canteras, así empecé yo recorriendo su paseo marítimo, lleno de vida, con toda la variedad de edificios desde lo más antiguos, con sabor a puerto de pescadores, a los más modernos, normalmente hoteles y apartamentos turísticos. En la playa destaca su famosa “barra”, que hace las veces de un rompeolas natural y ofrece oportunidades para practicar el submarinismo. Después del paseo, es obligado comer en uno de los restaurantes con vistas al mar, degustando algunos de los deliciosos productos canarios: papas, pescado de roca, etc. El paseo continúa por Vegueta y Triana, visitando la casa de Colón, la Catedral o el Teatro Pérez Galdós. Por último, no nos podemos olvidar del Puerto, uno de los principales motores económicos de la isla y punto de conexión mundial tanto hacia Europa como a África y América. Tenemos que volver con más calma, es una ciudad que me ha encantado, quizá una buena oportunidad sea para conocer su famoso Carnaval, con más de cinco siglos de historia y conocido a nivel mundial. No puedo acabar este post sin hablaros sobre uno de los mejores descubrimientos que he hecho, las famosas chocolatinas Ambrosias, no podéis iros sin probarlas.

Photograped by Juan Gámez, Jeffrey Herrero  & edited by Jeffrey Herrero

POST RELACIONADOS //