Bagel Caseros de Aceitunas Negras

Esta es una de mis recetas favoritas de panes, los Bagel, son unos deliciosos panes americanos que se rellenan tanto en dulce como en salado. Normalmente se hacen básicos sin nada, con sésamo, con semillas o pasas y canela. Se me ocurrió españolizar la receta y probar a hacerlos de aceitunas negras y romero. El resultado final es un pan con una textura firme y crujiente por fuera y con un sabor intenso a aceitunas negras en el interior. Espectacular, vamos que no hace falta ni rellenarlos porque están deliciosos así solos. Es una receta para hacer en dos días pero el resultado merece la pena. Se pueden conservar en una bolsa de plástico y también congelar.

200 gr Aceitunas negras sin hueso
Romero fresco
300 ml de agua
540 gr harina de fuerza
1 cucharada de miel o de malta
15 gr levadura de panadería
1 ½ cucharaditas de sal

Para la cocción:
2 litros de agua, 2 cucharadas de miel o malta, 1 cucharada de bicarbonato sódico, 1 cucharadita de sal

Comenzamos escurriendo muy bien las aceitunas negras y picándolas finamente con una picadora o a cuchillo, lo que más os guste, hacemos lo mismo con el romero y reservamos. Ponemos la miel y la levadura junto con el agua templada y dejamos reposar unos 5 minutos. Pasado este tiempo, agregamos la harina y encima la sal. Este paso depende de cómo lo hagáis, yo he usado máquina de amasar en programa masas, pero podéis hacerlo a mano. Simplemente usando un cuenco grande y amasando hasta conseguir una masa firme y algo pegajosa. En este momento agregamos las aceitunas negras y el romero que teníamos reservado y volvemos a amasar. Si queda algo pegajosa podemos agregar más harina, y si queda muy dura agua, la consistencia tiene que ser firme, pero blanda. Untamos un cuenco grande con aceite de oliva y ponemos la masa formando una bola, impregnando la bola con una capa fina de aceite por completo. Tapamos con film transparente y dejamos reposar en un lugar cálido y sin corrientes durante 1 hora, yo suelo meterlo en el microondas o el horno apagados.

Pasado este tiempo, desgasificamos la masa, dando unos golpes y la dividimos en 6 partes más o menos iguales. Para dar la forma característica de los bagel, hacemos una bola y con el dedo rompemos el centro dando forma poco a poco. Si se os pegan en las manos, untároslas con un poco de aceite. Colocamos los bagel con cuidado, dejando una separación de unos cinco centímetros entre ellos en una bandeja engrasada y a ser posible con papel de horno. Dejamos reposar en la nevera al menos 24 horas, tapando la bandeja con papel transparente ligeramente engrasado.

Pasado este tiempo, en una cazuela grande ponemos todos los ingredientes de la cocción y llevamos a ebullición. Colocamos los bagel de aceitunas negras con cuidado uno a uno en la cazuela con ayuda de una espumadera. Dejamos cocer un minuto por cada lado, no os paséis mucho con el tiempo porque se quedan duros. Sacamos y dejamos que escurran en papel absorbente. Mientras podemos precalentar el horno a 200º. Colocamos los bagel en la bandeja y horneamos durante 20 minutos, quedan con un aspecto muy dorado, pero vigilad que no se quemen, que cada horno es un mundo. Una vez horneados dejamos enfriar, y ya podemos rellenar con lo que queramos, en mi caso rúcula, canónigo y salmón ahumado, que combinan a la perfección con el aroma de las aceitunas negras y el romero.

Photograped & edited by Jeffrey Herrero