Las nueve y diez de la mañana

Las nueve y diez de la mañana, es la hora justa a la que habíamos quedado. Un paseo por Madrid era el plan, contemplar la Gran Vía y Alcalá sin coches, un lujo que puede saborearse cuando se celebra alguna de las carreras populares que recorren la ciudad, yo aprovecho para tirar unas fotos de tan preciso instante. Es curioso ver así estas calles siempre colapsadas